Manuel: Me he encontrado con el Señor y me ha invadido su amor.

El Cursillo ha sido una experiencia impresionante, llena de emociones, un encuentro conmigo mismo: tres días fuera del acelerado ritmo de vida, que me han permitido mirar en mi interior, y ante todo, un encuentro con el Señor, que me ha invadido de Amor.

Allí, gente de a pie, en un ambiente de amistad, nos han enseñado cómo vivir en Cristiano, la importancia de los Sacramentos, la trascendencia de ponernos en manos del Señor. Mi mayor emoción ha sido descubrir y sentir que en la Eucaristía está el mismo Cristo presente.

Después del Cursillo, en el día a día, estoy experimentando que se puede vivir con mis problemas y preocupaciones, pero siendo feliz, haciendo al Señor presente en cada momento. He descubierto que el mayor tesoro es estar en vida de Gracia, vivir en plenitud.

Animo a todas las personas a que lo hagan. El Señor es el camino de la salvación y nos está esperando para guiarnos y para llenar nuestras vidas de sentido. Sólo tenemos que decirle “SÍ” y abrirle nuestro corazón. ¡Bendito el día en el que decidí hacerlo!

Manuel

Cursillo 1091

Comparte tus opiniones

Sin comentarios

Dejar un comentario: