#

La curia: Para ti y para mí.

Para ti y para… él. De 1942 al 2021 (Sebastián Gayá).

El dirigente, ya al formarse, no debe de perder de vista a su prójimo… el Cursillista.

Sebastián Gayá

Mejor: su formación en cuanto lo es de un miembro de esa gran organización apostólica, tira, propiamente a eso, a la conquista de los alejados. Si tú, dirigente, no lo entiendes así sino miras más que a ti, serás muy bueno, muy culto – ¡bueno! Lo de bueno está por ver- pero no serás nunca un dirigente de Cursillos. Aprenderás y vivirás teología, pero no pensando en difundirla, no serás lo que el movimiento de Cursillos quiere de ti. La Escuela de dirigentes, así será una escuela muy bonita, sí pero una escuela malte!

Porque el movimiento de Cursillos es eso: acción¡ Formación, si pero para lanzarla sobre la masa. Esto es su razón de ser, su móvil: La captación del alejado por el cursillista. Oriéntense nuestras escuelas hacia este objetivo.

Promuevan una piedad social alegre, expansiva.

Fomenten una cultura religiosa asequible al ambiente. Sometan a nuestros hermanos a una gimnasia del espíritu que los vigorice y capacite para la conquista. Es decir, fórmenlos militarmente, con una formación que enseñe a practicar el bien y a difundirlo, a defenderse del mal y a agredirlo.

Ese bien que ilumina y ennoblece; ese bien que eleva y salva; ese bien que es paz y gozo del espíritu; ese mal que corroe y entenebrece, y ateiza y paganiza; ese mal que ensucia templos vivos y seca sarmientos de esa vid que es Cristo.

Cursillista, mira por ti, si: el primero; pero no mires menos por él, por ese, por aquel. Por tu condiscípulo, por tu compañero en el taller, en la sementera, en el cuartel. Tu oración, tu sacrificio, tu comunión, tu circulo, todo tú para ti y para ellos.

A formar parte para formar!

A vivir para que vivan!

A rezar para que recen!

A luchar para que luchen!

Tú y él, uno de los apóstoles.

Comparte tus opiniones

Comentarios

  • Juan Luis Genovese
    24/03/2022

    Palabras llenas de sabiduría que delinean perfectamente la mision de un cursillista.

Dejar un comentario: