Juan y Toñy: Vivir el Cursillo juntos fue algo maravilloso.

JUAN

Cuando me casé con mi mujer hace 47 años y con la posterior llegada de nuestros hijos,creí que había vivido todas las experiencias bonitas de la vida, pero cuando Dios me llamó para ir a San Pablo a vivir el Cursillo de Cristiandad en unión de mi esposa,comencé a sentir otras experiencias totalmente nuevas para mí.

Vivir aquellos días los dos juntos fue algo maravilloso y muy difícil de explicar, solo se que Dios entró en  mi corazón  y todo cambió.

Junto a mi mujer todo estaba lleno de vivencias muy reconfortantes y que solo estando los dos se podían vivir. Dios quiso que fuésemos juntos y doy gracias a Él por haberme concedido vivir esos días.

 

TOÑY

El Cursillo ha sido para mí una experiencia única e indescriptible.

Tendría yo alrededor de 10 ó 12 años cuando oí por primera vez hablar del  Cursillo,luego mi familia se trasladó,por motivos de trabajo, a otra ciudad y no volví a oir hablar del tema hasta que ya tenía 45 años, y a partir de ahí alguna que otra vez.

Siempre tuve claro que quería vivirlo pero nunca era la ocasión propicia hasta que a mis 67 años, de los cuales llevo casada 47,de nuevo los cursillos aparecieron en mi vida y hemos tenido la oportunidad de vivirlo juntos mi marido y yo (cosa que antes no habría sido posible).

Siempre quise vivir el cursillo, pero no me era urgente, no tenia dudas de fe ni grandes problemas,mi relación con Dios era excelente y pensaba que mi vida era plena. En el cursillo descubrí que aún tengo muchas parcelas sin cultivar, y en eso estoy ahora ; sé que cuando lo consiga mi vida será mucho más satisfactoria.

Tras el cursillo me preguntaba como había tardado tanto tiempo en hacerlo y ahora he descubierto el porqué: Dios me ha hecho otro regalo, y es que si a nivel personal ha sido algo que no puedo describir con palabras, el poder compartirlo con mi marido ha sido  maravilloso, el ser testigo de como él vivía cada instante del cursillo…. hacia que en mí todo se multiplicase por dos.

Doy gracias a Dios por todo lo vivido en estos días y a la vez le pido qué un día todas las personas que amo puedan  vivir el cursillo como lo hemos hecho  nosotros.

Comparte tus opiniones

Sin comentarios

Dejar un comentario: