#

Cursillistas por el mundo: Mendoza (Argentina).

Diócesis de Mendoza (Argentina).

El primer Cursillo se realizó del 8 al 11 de octubre de 1965 en un hotel de la familia Arroyo Benegas en Mendoza. De esta época escribía Juan Gassull, cursillista del primer cursillo; “Empezaron en una Diócesis convulsionada porque el concilio había producido su efervescencia, en la que sacerdotes y laicos nos sentíamos ávidos de un serenamiento espiritual y de un impulso apostólico”.

Esa inquietud se hizo patente en un grupo de laicos de la Parroquia de San Agustín. Allí nació la primera escuela en Mendoza, gracias al padre Torío, que había hecho el cursillo en España y tenía copia de todos los rollos. El Padre Torío ofreció los rollos a los laicos y estos se animaron a prepararlos y programar el cursillo. Este cursillo fue especial porque el equipo hizo el cursillo por primera vez y además fueron rollistas. A pesar de no haber cursillistas en Mendoza, ese cursillo tuvo su clausura, a la que asistieron cursillistas de San Rafael, que habían hecho su cursillo en Córdoba (Argentina). Los cursillos de mujeres no se hicieron esperar mucho, fue el cuarto de la Diócesis. Desde el primer cursillo ya comenzaron las Reuniones de Escuela y las Ultreyas. A día de hoy ya se han realizado 437 cursillos.

La Escuela de Servicio durante la pandemia se han realizado por video-conferencia, con una afluencia media de 30 personas. También en las coordinadoras se han realizado por video-conferencias. Ya las ultimas, gracias a Dios, han sido presenciales. El miedo ha sido grande durante este año pasado y el COVID no nos ha dejado trabajar como nos hubiese gustado.

La escuela se realiza cada 15 días. La idea para las escuelas de este año es dar charlas metodológicas, sobre algunos temas Eclesiales, algunos documentos de interés o lo que se nos pida desde el Secretariado Nacional que desarrollemos. También tenemos Ultreyas cada 15 días y tenemos algunas fechas reservadas para recaudar fondos, como son la famosa paella, el Locro, comida tradicional cuyana, la Navidad de Colores, etc.

Destacar la Ultreya anual Argentino – Chilena que se celebra en diciembre en Argentina y la Ultreya Chileno – Argentina que se celebra en Enero en Chile. La asistencia a estas Ultreyas de fraternidad es de unos 60 hermanos, que se alojan en casa de algunos de los anfitriones. Durante 3 días los cursillistas conviven con la familia que los recibe. El viernes por la noche tenemos la Misa por La Paz, y el sábado a la noche tenemos la Ultreya confraternidad, donde hermanos de ambos países dan testimonio de su vida en el Movimiento.

Comparte tus opiniones

Sin comentarios

Dejar un comentario: