#

Acción: Trabajar con menores

¿Cómo vivo mi fe?

Como vivo mi fe, en mi trabajo. Digamos que lo hago en dos vertientes, con mis compañeros y con los menores. 

Con los menores, independientemente de cumplir con mis obligaciones y deberes, procuro escucharlos, en sus momentos de debilidad, aconsejándolos, en definitiva, ejerciendo de padre. Sin ocultar, mi, creencias… eso me recuerda una historia con un menor. “Me llega un menor y me pregunta con mucho misterio, si le pudo ayudar, a lo que yo le contesto, que me diga y lo vemos. Yo esperando alguna de sus cosas, que, para ellos, son un mundo. Y me pregunta si le puedo enseñar a rezar el rosario je je (ellos suelen llevar al cuello los rosarios de plástico…). Cosa que hice con mucho gusto.

Con mis compañeros de trabajo, ha sido un camino de adaptarnos mutuamente, ya que el ambiente allí, es bastante agnóstico. Pero con tiempo y respeto, todo se alcanza. Por poner un ejemplo. Un compañero realiza un comentario irreverente sobre los sacerdotes, y cuando se da cuenta de mi presencia, me pide disculpas, je je. Independientemente yo procuro estar ahí, una mirada, un abrazo, una mano en el hombro, un café o una cerveza tras un día malo. Aunque con ese compañero, no tenga la afinidad que puedo tener con otros. En definitiva, hacerles ver que estoy ahí.

Se que cualquiera que lea esto puede decir que eso lo puede hacer cualquiera, y es verdad, no hago grandes cosas, y cualquiera puede hacerlas y mejor, pero la diferencia es que yo, procuro hacerlo teniendo presente al Señor, y no por alimentar de ego, de buena persona. Hay una cita que siempre procuro recordar “Non nobis, Domine, non nobis, sed Nomini Tou da gloriam” (No a nosotros Señor, no a nosotros, sino a Tu nombre, da la gloria).   

José Alfonso Baena

Comparte tus opiniones

Sin comentarios

Dejar un comentario: