Ultreya en Montoro

El sábado 10 de febrero nos reunimos, en Montoro, unas 80 personas del Movimiento de Cursillos de Cristiandad, tanto de las comarcas como de Córdoba capital, para celebrar la Ultreya comarcal del segundo trimestre. Se celebró en el Salón de Actos Municipal.

La ponencia de la Ultreya se le encomendó a Maribel Hens, que la centró en el lema de este curso; “Salir… Sembrar… Cuidar…” Concretamente, en el “Año de la Amistad”, que hemos vinculado a nuestro lema.

Nos dijo que Salir… Sembrar… Cuidar, pueden perfectamente corresponderse con Precursillo… Cursillo… Poscursillo, tres tiempos en los que la amistad es cauce fundamental para llevarlos a cabo. Entre las muchas y muy buenas cosas que dijo sobre la amistad, resaltó:

  • La amistad es un regalo. El regalo más grande que podemos recibir y el regalo más grande que, al mismo tiempo podemos ofrecer.
  • La amistad, surge, pero necesita ser cultivada con paciencia y dedicándole tiempo, para así poder cuidarnos unos a otros.
  • Que es esencial saber abrirse y saber escuchar al amigo, más allá de las palabras, en una apertura y escucha de corazón a corazón… ¡Tenemos mucha necesidad de ser escuchados en profundidad!
  • La amistad es esencial para caminar por la vida, apoyándonos unos en otros: es muy difícil caminar solos, el mismo Jesús los envío de dos en dos.
  • La amistad, llega a su punto culminante cuando es amistad asentada en Dios, que se ha hecho amigo nuestro en la persona de Jesús: “Vosotros sois mis amigos… Ya no os llamo siervos, sino amigos…” El amor de la amistad es un amor grande y desinteresado: “Nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos.”
  • Cristo Resucitado es el amigo por excelencia, el Gran Amigo. En el Cursillo, tras el Encuentro con Cristo, se nos invita a hacer amigos, para hacerlos a ellos, amigos de Dios.

En el turno de testimonios hubo 6 intervenciones de lo que supuso el Cursillo y de la vivencia del Poscursillo, haciendo referencia expresa a la vivencia de la amistad en el camino de crecimiento y también a la alegría de vivir la amistad en todos los campos de nuestra vida.

Yolanda, nuestra presidenta en Córdoba, dio su testimonio de cómo la amistad más que buscada, es que surge, que llega… La amistad tiene que ver mucho con el Espíritu… La amistad es una relación interpersonal desinteresada… El amigo se entrega sin esperar nada… Así surge en el Cursillo, sin esperar nada, sin empeñarnos. La clave para vivir la amistad, le lleva a mirar a su Modelo: Cristo. Nos estimuló a encontrarnos, a ser amigos, para dar pasos para hacernos amigos de Cristo

Cerró esta primera parte, don Tomás Palomares que agradeció al Ayuntamiento el dejarnos el Salón Municipal…Al Movimiento de Cursillos por el bien que personalmente le hace… Cuando viene a un Cursillo es un momento importante en su vida espiritual… Por la celebración de esta Ultreya en Montoro, que es un regalo… Gracias también a todo los que han venido de fuera porque así hay un enriquecimiento mutuo, que a todos nos ayuda… Sobre todo gracias a Dios, porque nuestra Iglesia está viva… Somos semilla de Iglesia que tenemos que seguir sembrando en nuestra familia y en nuestros ambientes.

La Eucaristía se celebró en la Iglesia Parroquial de San Bartolomé, concelebraron don Tomás y don Juan Vicente Ruiz y la vivimos como el momento central y más importante de la Ultreya, donde pudimos vivir y sentir la amistad del Señor, que se  entrega como pan partido para todos nosotros.

En el Local de Cáritas, tuvimos el ágape fraterno, cenando juntos y compartiendo experiencias, como una gran familia, en un clima de amistad que puso el broche a la Ultreya.

Comparte tus opiniones

Sin comentarios

Dejar un comentario: